lunes, 11 de febrero de 2008

Silencio, se sueña...

Lunes por la mañana, vuelta al trabajo, vuelta a la ciudad, al ruido constante, a los apretujones (a veces cariñosos, a veces no tanto) de la gente, vuelta a la prisa y al café...

Antes creía que con más horas de sueño el asunto matutino mejoraría. Ahora veo que no. No me levanto con menos legañas, ni con menos frío. Sigo sin encontrar las zapatillas al lado de la cama y eso que antes de acostarme hago varios ensayos estilo "me levanto y hop, las zapatillas en su sitio"... parece ser que en mis viajes en trance al servicio las sigo chutando/arrastrando por el camino y, claro está, luego no hay quien las encuentre...
... es un misterio típico de los lunes...
... muy intrigante.

¡Digo yo que si fuera de día igual mejorábamos un poco el asunto!

Volviendo al tema que nos lleva: son ya las 8:33 de la mañana, ha salido el sol y las nubes se levantan y todo eso y yo estoy sola en la estación. No sé dónde estarán los demás. Soñando aun, supongo.
Soñar es a típica cosa que cuando te ha pasado no sabes si te ha gustado o no. Yo aun estoy por decidirlo. Si el sueño es hermoso: menudo chasco al despertar. Si es horroroso: vaya mal rato nos ha hecho pasar. Y es toda una lotería.
Cierto es que una noche sin sueños es una noche perdida.

Desde Lusitania nos han mandado un swf muy bello, bastante parecido al cruce resultante del matrimonio entre la infancia y el sueño. Lo recomiendo a todos aquellos que no recuerden lo que sentían cuando eran niños, y a los que lo recuerden también.

click COSA BONITA

No sé durante cuanto tiempo será válido el enlace. Pronto entraremos en la sombra de Titán y entonces todo será silencio.

¡Feliz lunes!
(nada de collejas, eh?)

No hay comentarios: